Nuquí no tuvo energía eléctrica durante 24 días

junio 21 de 2019

Este largo apagón no solo afectó las viviendas, también al turismo. La comida se dañó y hasta ahora el municipio intenta volver a la normalidad. Aún no hay respuesta oficial de la empresa que presta el servicio acerca de lo que pasó..

Nuquí no tuvo energía eléctrica durante 24 días

| | Por: Archivo particular


Por: SEMANA RURAL
SemanaRural

La luz se demoró 24 días en llegar a Nuquí, Chocó. Durante ese tiempo, cuando el sol caía, este paraíso turístico quedaba en la oscuridad casi absoluta —salvo por las pocas velas que alumbraban a este municipio y las veredas que la rodean—.

“El tema es más grave de lo que pensábamos”, dijo Alberto Palacios Kingler, un líder comunitario de ese municipio que nunca dimensionó lo grave que podía ser quedar sin energía durante tantos días.

La luz natural fue la única que acompañó a Nuquí durante este tiempo. Aunque la energía eléctrica llegó en la noche del jueves por sorpresa, los nuquiseños viven con el temor de que la penumbra llegue de nuevo, pues este no es el primer apagón que han tenido que padecer.

A Nuquí, anclado en el Pacífico colombiano, le queda precisa la palabra edén. Este popular destino ha ganado reconocimiento por sus actividades ecoturísticas y su diversa cocina de mar. “El turista viene sobre todo a comer pescado”, dice Palacios.

El apagón dejó una grave crisis económica en los comerciantes que viven del turismo. Según Palacios los hoteles reportaron 110 reservas canceladas, los motoristas no han tenido trabajo a pesar de que el jueves se vio el primer avistamiento de ballenas y el emprendimiento estrella, Nuqui Fish, tiene pérdidas considerables.

Catalina Díaz, es la gerente de Nuqui Fish, un emprendimiento basado en la pesca artesanal. Tuvo que cerrar su negocio desde el primer día en que la planta dejó de funcionar. Luego de promesas incumplidas del arreglo del problema, cuenta que nunca les dijeron exactamente cuál fue la razón del apagón. Díaz afirma que por este corte de luz registró pérdidas por 20 millones de pesos y fue afectado directamente el trabajo de al menos 30 pescadores.

 


 


Nuquí Fish es uno de los emprendimientos que más ha sentido la crisis © Archivo particular


 

“El problema está en que a la comunidad no le han dicho claramente las cosas, que se dañó la planta, que no funciona, que se dañó una pieza, pero seguimos sin luz hasta anoche”, dijo Catalina este viernes.

Muchos tenderos se vieron obligados a botar carnes, lácteos y mercancía porque se les dañó por la falta de la electricidad con la que funcionan los congeladores.

En Nuquí, donde viven más de 4.000 persona, la energía se suministra con plantas diesel. La planta principal alimenta a la cabecera municipal y los corregimientos de Tribugá y Pangui. En los demás corregimientos (nueve) cada uno tiene su planta propia y ellas funcionan solo seis horas al día.

La noche del jueves los nuquiseños no durmieron. La luz llegó a las 11 de la noche y de inmediato, muchos se pusieron a lavar la ropa sucia acumulada, a conectar los electrodomésticos y a congelar la comida. Este viernes se volvieron a ver las filas en el hospital para hacer electrocardiogramas y procedimientos de laboratorio.

Durante 24 días la alcaldía funcionó a media marcha, la comida escaseó, la información difícilmente llegaba… Los pobladores cuentan que incluso una noche prendieron velas en medio de la cancha de fútbol del municipio como forma de protesta . Y dato no menor: los nuquiseños no pudieron celebrar los goles de Zapata con la selección en la Copa América.

Los apagones no son de ayer

Harry Mosquera, otro líder comunitario de Nuquí, tiene registros de marchas que exigen mejor calidad en el servicio de energía en ese municipio desde hace 7 años. El 10 de abril de 2012 la comunidad salió a las calles exigiendo calidad en servicio de energía, salud. También pidieron estudios para la construcción de un muro de contención sobre el río Nuquí-Acanchí.

En el documento aparece la firma de Odimar Hinestroza, gerente de Electronuquí, empresa prestadora del servicio en el municipio, comprometiéndose a mejorar la calidad conforme a las demandas de comercio y turismo.

 


 

Este video se convirtió en un símbolo de la lucha de lo nuquiseños por un servicio de energía de calidad © Archivo particular


 

Pero al parecer tales compromisos no se cumplieron a cabalidad y el 19 de enero de 2013 el colectivo Jóvenes por el desarrollo de Nuquí convocó de nuevo a una protesta pacífica. Pedían que se cumplieran con las 15 horas prometidas de energía al día, que el alumbrado público fuera reparado, que se solucionaran los problemas jurídicos de la empresa Electronuquí, y que en todos los corregimientos llegara el servicio de energía.

De nuevo, Odimar Hinestroza puso su firma en el documento, pero al parecer las promesas no se cumplieron a cabalidad al conocerse los 24 días que el municipio no vio nada más que la oscuridad.

MinMinas paga la luz de Nuquí

Una respuesta de derecho de petición firmado por el Ministerio de Minas y Energía deja constancia de los subsidios a los que tiene derecho la comunidad nuquiseña. El 86% de la energía es pagada por el Estado debido a que esta zona de Chocó no hace parte del sistema interconectado de energía, por lo que este servicio llega gracias a plantas de diesel. Esto está definido en la Ley 142 de 1994.

El estado, por medio del ministerio, le paga  recursos a Electronuquí para que el servicio llegue no solo al casco urbano sino a todos los corregimientos, veredas y resguardos indígenas inscritos a su jurisdicción. En el documento, con fecha de 2013, se detalla cuánto dinero le pertenece a cada comunidad cada trimestre.

Allí el ministerio le otorga la responsabilidad a Electronuquí por cualquier falla presentada y deja en constancia que esta debe asegurar que este servicio “se preste de forma continua y eficiente”.

Varios habitantes, entre líderes y comerciantes, aseguran que las respuestas que ha dado la empresa local han sido ambiguas, poco precisas y sin aclaraciones. “Dicen que hay un repuesto que viene en camino, que otras plantas vienen en camino supuestamente, pero lo que es dudoso es que se hizo una licitación pública para adquirir nuevas plantas el 10 de junio, después de no tener energía, no es cierto que las nuevas plantas vengan en camino, siento que nos tienen medio engañados, sin decirnos cómo son las cosas, los empresarios y la gente no sabemos a qué atenernos, nos va tocar recurrir a inversiones propias porque se nos va a caer el negocio”, dijo una comerciante.

Pero no solo eso, en otro derecho de petición firmado por la Asociación de Consejos Comunitarios General los Riscales, la comunidad enumera varios puntos que les preocupan además del mal servicio: los cobros “excesivos en las tarifas del servicio de energía prestado a  hogares y comerciantes de los últimos años”, y la descripción detallada sobre subsidios de los cuales las juntas locales de energía afiran que“hoy no tienen claridad suficiente sobre las sumas en dinero distribuidas por este concepto para cubrir la demanda local de electricidad durante todo el año”.

La luz ya llegó a Nuquí, pero nadie está tranquilo, pues el preámbulo a estos largos 24 días fueron varios apagones. El miedo de que la luz se vaya y que la absoluta oscuridad regrese en la noche sigue ahí.

 


 

¡Suscríbete!

Y recibe primero una selección de los mejores contenidos y novedades de SEMANA RURAL. Nada de spam, promociones comerciales ni cosas aburridas.

Ingresa el correo que más utilices, gracias por ayudarnos
Autorizo el tratamiento de mis datos conforme a la política de tratamiento de datos de SEMANA.




¡Comparte!



Foto de perfil del autor del comentario






Semana Rural. Un producto de Proyectos Semana S.A. financiado con el apoyo de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) a través del programa de Alianzas para la Reconciliación operado en Colombia por ACDI/VOCA. Los contenidos son responsabilidad de Proyectos Semana S.A. y no necesariamente reflejan las opiniones de USAID o del gobierno de Estados Unidos.