Así quedó el plan que pretende 'rescatar' a los municipios más pobres de Colombia

marzo 27 de 2019

Luego de 16 meses de trabajo, se entregaron los Planes de Desarrollo con Enfoque Territorial para 170 municipios. Lo que sigue es una etapa de estructuración de cada iniciativa incluida en los 16 planes.

Así quedó el plan que pretende 'rescatar' a los municipios más pobres de Colombia

| En los PDET participaron campesinos, líderes sociales, indígenas, víctimas y organizaciones comunitarias. | Por: Agencia de Renovación del Territorio


Por: José Puentes Ramos
josedapuentes

En febrero de este año terminó la etapa de construcción de los Planes de Desarrollo con Enfoque Territorial (PDET), las hojas de ruta creadas en el Acuerdo de Paz entre gobierno y las Farc para mejorar la calidad de vida de los 170 municipios más afectados por el conflicto armado y la pobreza. Los planes se pensaron para que campesinos, indígenas, víctimas y líderes comunitarios participaran en el diseño del futuro del campo en los próximos 15 años.

Para este propósito se creó la Agencia de Renovación del Territorio (ART), entidad que tuvo la tarea de recoger las iniciativas de los habitantes de las 16 subregiones en las que fueron agrupados los pueblos. Esta labor comenzó en agosto de 2017 y contó con tres fases: una veredal, donde las comunidades aportaron su visión de desarrollo; una municipal, en la que participaron entidades locales como las alcaldías y organizaciones sociales; y una subregional, espacio en el que intervinieron instituciones del orden departamental y nacional.

 

Al menos 200.000 personas de 170 municipios participaron en la construcción de los planes. ©Agencia de Renovación del Territorio


 

Se había fijado mayo de 2018 como fecha límite para que los planes PDET estuviesen listos, pero debido a problemas logísticos, como la lejanía y la desconexión de varias veredas, hubo retrasos. Hasta el pasado febrero, luego de 16 meses, se logró terminar los 16 planes, uno por cada subregión.

De acuerdo con la ART, sus funcionarios trabajaron junto a las comunidades de 11.000 veredas, participaron al menos 200.000 personas en la construcción de los planes y se propusieron 32.808 iniciativas que fueron incluidas en los Planes de Acción para la Transformación Regional (PATR), los documentos que contienen lo que se debe hacer para atender las necesidades de la población rural.

Después de esta etapa, ¿cuál es el siguiente paso con los planes PDET? La implementación. Pero antes, cada iniciativa debe ser estructurada, lo que determinará la viabilidad, el costo y el tiempo de ejecución.

 


Vea si su municipio hace parte de los beneficiados por los planes PDET. Pase el cursor en el mapa:

 


 

Así será la implementación

Juan Carlos Zambrano, director de la ART, explica que el primer paso de la estructuración de las iniciativas es identificar si corresponden a una de gestión o de proyecto. “Si una comunidad pide jornadas de vacunación en su vereda, nosotros de inmediato las gestionamos en la Secretaría de Salud local. Ese es un ejemplo de iniciativas de gestión y son las que más rápido se hacen”.

En cambio, las iniciativas de proyecto —aquellas donde se pide infraestructura o programas productivos— requieren de una revisión para determinar qué se necesita para ejecutarlas y en cuánto tiempo se pueden cumplir. “Pongo el ejemplo de una escuela: adecuarla no es complejo, pero construirla sí. Hay que ver si el terreno es el adecuado, contratar al profesorado, definir quiénes la construyen… Ese proceso tarda”, agrega Zambrano.

Pero la responsabilidad del cumplimiento de lo propuesto por las comunidades no solo recae en la ART. En la ejecución de los planes PDET participarán ministerios, instituciones nacionales públicas, gobiernos departamentales, alcaldías locales, la cooperación internacional y el sector privado. Entonces, si retomamos el ejemplo que da el director de la agencia, la escuela tendría que construirse entre las secretarías de educación del municipio y el departamento donde estará ubicada y el Ministerio de Educación.

 

El diseño de cada plan PDET tuvo tres etapas: una veredal, una municipal y una subregional. En total participaron 11.000 veredas. ©Agencia de Renovación del Territorio


 

Organizar a las entidades públicas y privadas alrededor de los 16 planes PDET ahora es el principal reto de la ART en esta etapa de implementación. Se trata de garantizar los recursos y las condiciones para que las iniciativas sean una realidad en los próximos 15 años. La Consejería Presidencial para la Estabilización (antes llamada Alta Consejería Presidencial para el Posconflicto y que se encarga del cumplimiento de lo pactado en el Acuerdo de Paz) presentó en diciembre de 2018 la política Paz con legalidad, que plantea una hoja de ruta única para facilitar la ejecución de todos los programas del posconflicto, incluidos los planes PDET.
 


«La hoja de ruta única permitirá la integración de todas las instituciones y sectores. Con ella sabremos qué nos corresponde hacer a cada uno y así evitaremos el desgaste de recursos. Es decirle, por ejemplo, a la cooperación internacional: no llegue con 18.000 chalecos a una vereda. Mejor apúntele a un proyecto productivo, lo que allí necesitan»


Juan Carlos Zambrano, director de la ART


 

Otro reto para la ART es la articulación de los planes PDET con los demás programas del posconflicto que se vienen adelantando. Es el caso del Plan 50 / 51, en el que 51 de los 170 municipios recibieron recursos para arreglar 50 kilómetros de sus vías terciarias. La agencia asegura que solo un pueblo no ha terminado de adecuar las carreteras.
 

De las 32.808 iniciativas que incluyen los planes PDET, en 3.746 se pide el mejoramiento de la infraestructura. Vías como este puente del Guavire son prioridad para las comunidades.  ©Agencia de Renovación del Territorio


 


También están las Obras PDET (antes conocidas como Pequeñas Infraestructuras Comunitarias — PIC), que son iniciativas de ejecución rápida. De acuerdo a la ART, en 52 pueblos se propusieron 1.082 de estas obras, de las cuales 520 ya se implementaron, 50 se encuentran en ejecución y 403 están en revisión. Las restantes siguen en proceso de estructuración.

Pese a que todos los programas del posconflicto entran en la hoja de ruta única, se excluyen a las Zonas Estratégicas de Intervención Integral (ZEII), que nacieron en diciembre de 2018 con la modificación a la Ley de orden público -la 418 de 1997-. Con las ZEII se pretende brindar seguridad a la población rural y combatir a las bandas criminales, además de poner en marcha “planes de fortalecimiento del Estado” en las regiones intervenidas.

 

TE PUEDE INTERESAR: 
Planear el futuro del campo con el tiempo en contra: caso Montes de María

 

Estas zonas son cuestionadas por organizaciones sociales. Aseguran que podrían competir con los planes PDET, a pesar de enfocarse en la seguridad. Frente a esto, Zambrano señala que ambos programas se articularán en las zonas donde se crucen. “Lo que harán los ZEII, de acuerdo a lo que dice gobierno central, es ayudar a la dinamización de los territorios con inversión y gestión”.
 

 

Iniciativas sobre educación rural es lo que más se pide en los planes PDET. ©Agencia de Renovación del Territorio


 

Los PDET desde el territorio
 

Arvey Alver Daza, representante de una asociación campesinas de San Vicente del Caguán, en Caquetá, participó en la construcción del plan PDET de la Cuenca del Caguán y piedemonte caqueteño. Asistió a las reuniones de las fases veredal y municipal. Aunque destaca que los habitantes de las zonas rurales de su pueblo aportaron propuestas, comenta que el proceso fue lento. “La agencia no agilizó los espacios. Tuvo demoras administrativas y por eso nos tardamos en firmar el PATR. Pero fue un buen ejercicio porque la gente discutió sobre cuál es el desarrollo que necesitan. Aquí el punto álgido es la formalización de la tierra y la dotación de infraestructura educativa y de salud”.

Por su parte, Laurentino Perdomo, miembro de una organización de agricultores de Vista Hermosa, en el sur del Meta, señala que la participación en su municipio fue masiva y que las discusiones sirvieron para expresar la urgencia de proteger la serranía de La Macarena. Pero le preocupa que en el cumplimiento de las iniciativas del plan PDET Macarena-Guaviare tengan injerencia entidades interesadas en traer la explotación minero-energética a esta área de conservación ambiental. “Consideramos que se debe dar prioridad a lo que pedimos los campesinos”.

Natalia Abril, investigadora del Observatorio de Restitución y Regulación de Derechos de Propiedad Agraria, también destaca la metodología empleada en la construcción de los planes PDET, pues la población rural tuvo la posibilidad de participar. Sin embargo, critica que poco se tuvieron en cuenta procesos anteriores como el Plan Nacional de Vías y la implementación de las zonas de reserva campesina. 
 


«La ART sí hizo el trabajo de escuchar a los campesinos y acoger sus propuestas. Pero la agencia es nueva y desconoce lo que se viene haciendo en los territorios. Además, se han hecho muchos ejercicios participativos y las comunidades están desgastadas de que les pregunten cuáles son sus problemas, que son los mismos desde hace años».


Natalia Abril, investigadora del Observatorio de Tierras


 

En cuando a la reactivación económica y producción agropecuaria, se incluyeron 5.605 iniciativas en los planes PDET. ©Agencia de Renovación del Territorio


 

La investigadora agrega que existe un problema que podría incidir en el cumplimiento de lo acordado en los planes PDET. Se trata de la toma de decisiones: a pesar de la participación de la población rural, las entidades del gobierno dan la última palabra sobre las iniciativas que se hacen o no. “Esto podría permitir que empresarios relacionados con los políticos o funcionarios cuelen intereses personales en los planes”.

SEMANA RURAL le preguntó al Zambrano, el director de la ART, sobre cómo blindará los planes contra la corrupción y cuál será el mecanismo para verificar que se cumplieron. Respondió que no se creará un instrumento para esta tarea, pero se contará con el apoyo de entidades de control como la Procuraduría y la Contraloría.

Mientras empieza la etapa de estructuración de todo lo que se incluyó en los PATR, las comunidades rurales están expectantes. Para Arvey Daza, las esperanzas de su asociación y de los demás campesinos de San Vicente del Caguán están puestas en el plan PDET que ayudaron a construir, pero la desconfianza está latente. “Aquí hemos hecho muchos documentos o planes municipales, pero no se materializan. El temor es que esto quede como otro papel más”.
 


Por: José Puentes Ramos | Editor regional
@josedapuentes


 

¡Suscríbete!

Y recibe primero una selección de los mejores contenidos y novedades de SEMANA RURAL. Nada de spam, promociones comerciales ni cosas aburridas.

Ingresa el correo que más utilices, gracias por ayudarnos
Acepto los Términos y condiciones




¡Comparte!



Foto de perfil del autor del comentario






Semana Rural. Un producto de Proyectos Semana S.A. financiado con el apoyo de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) a través del programa de Alianzas para la Reconciliación operado en Colombia por ACDI/VOCA. Los contenidos son responsabilidad de Proyectos Semana S.A. y no necesariamente reflejan las opiniones de USAID o del gobierno de Estados Unidos.