¿Por qué Colombia debe apostarle al aviturismo en 2019?

diciembre 31 de 2018

El país expuso el potencial que tiene con las aves en 2018, año de estas especies en el mundo. Conozca cinco razones por las que se tendría que invertir en el sector durante 2019.

¿Por qué Colombia debe apostarle al aviturismo en 2019?

| En 2018 se conmemoraron los 100 años de la aprobación del Tratado de Aves Migratorias. | Por: Leidy Arévalo


Por: Leidy Arévalo


Colombia tiene 1.932 especies de aves, cifra que lo ha posicionado como el país favorito para el aviturismo.

La diversidad de ecosistemas ha hecho que aficionados extranjeros y nacionales recorran las regiones en busca de especies endémicas (propias y exclusivas de determinados territorios) para incrementar sus listas de aves vistas.

El Ministerio de Comercio, Industria y Turismo, que en alianza con distintos sectores se está enfocando en el turismo de naturaleza como un pilar para el desarrollo sostenible, ve el aviturismo como una oportunidad de conservación, educación ambiental y desarrollo económico rural.

Los ingresos en este sector pueden alcanzar los 9 millones de dólares anuales, según la Organización Mundial de Turismo (OMT), y un extranjero interesado en estos planes podría invertir hasta 400 dólares por día entre guías, transporte, hospedaje y alimentación.

Actualmente Colombia recibe más de un millón de visitantes extranjeros. Momento de coyuntura para crecer económicamente y ganar mayor reconocimiento con el aviturismo.

 


«El potencial de aviturismo en Colombia es significativamente mayor al de otros países, porque es un territorio megadiverso»

AUDUBON SOCIETY, organización estadounidense dedicada a la conservación.


 

En las regiones han crecido los emprendimientos en ecoturismo: las comunidades, la academia, el Estado y el sector empresarial se dieron cuenta del valor agregado que este da a los municipios y a la economía. Están desarrollando programas y capacitaciones de educación ambiental para cambiar las dinámicas sociales de los habitantes y su relación con los recursos naturales.

SEMANA RURAL elaboró un listado de cinco experiencias y acciones que reflejan los avances de Colombia en el sector durante 2018 y que le dan bases para seguir creciendo en 2019.

 

Colombia tiene1.932 especies de aves, 79 de ellas son endémicas. © LEIDY ARÉVALO


 

I.

AVIFAUNA COLOMBIANA Y SUS NUEVAS GUÍAS

La cantidad de aves en Colombia obligó al sector de aviturismo a crear dos nuevas guías sobre estas, una en inglés y otra en español. El irlandés Miles McMullan y el caucano Fernando Ayerbe son los autores de este material de divulgación de la avifauna colombiana. Aunque son versiones distintas, han logrado reunir y actualizar los datos más importantes de distribución geográfica, estado de conservación, ilustraciones y descripción de todas las especies de aves en Colombia.

“Estas guías de campo permiten ver las necesidades y la vulnerabilidad de las aves y ayudar a su protección. Es una herramienta educativa con la que cualquier persona puede conocerlas y valorarlas”, asegura Fernando Ayerbe, del Wildlife Conservation Society (WCS). Este ornitólogo e ilustrador se dio a la tarea durante seis años de pintar y construir una de estas “biblias de los pajareros”.

Sus libros Tangaras de Colombia y Colibríes de Colombia precedieron la Guía Ilustrada de Avifauna Colombiana, el resultado de recorrer selvas, lugares remotos y zonas vetadas por horas. Allí, hasta en medio del conflicto, campesinos, indígenas, guías y actores armados le indicaron cómo encontrar las aves que retrata en su obra.

 

El reconocimiento de las aves se ha difundido por estrategias trabajadas desde el territorio colombiano. ©LEIDY ARÉVALO


 

 

II.

INVERSIÓN EN RUTAS

Se invirtieron alrededor de 3 mil millones de pesos en la Ruta de Aviturismo de los Andes Centrales y Región Cafetera y en la Ruta de Aviturismo de los Andes Orientales.

Esta iniciativa de la Red Nacional de Rutas de Aviturismo, liderada por el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo en 2018, es una estrategia de conservación y fortalecimiento del turismo y la economía local. Complementa proyectos como la Ruta de Aviturismo del Caribe, ejecutados por operadoras turísticas y habitantes.

Las rutas comprenden una planeación integral para el desarrollo del turismo responsable, que facilite a los amantes de las aves aprovechar los territorios sin afectar los ecosistemas.

 

La Ruta de los Andes Orientales empieza en enero de 2019 en Boyacá, Cundinamarca, Tolima y Huila. © LEIDY ARÉVALO
 


 

La Ruta de los Andes Centrales y Región Cafetera comienza en Bogotá y pasa por Manizales, Salento, Pereira, Mistrató, Belén de Umbría, Apía y el Parque Nacional Natural Tatamá. Termina en Santa Rosa de Cabal. © LEIDY ARÉVALO


 

III.

MANIZALES, SEDE INTERNACIONAL

Del 31 de octubre al 5 de noviembre se reunieron en Manizales cerca de mil asistentes al evento más importante en el continente para profesionales y aficionados de la observación de aves: la VIII Feria de Aves de Sudamérica y la séptima edición del Congreso Internacional de Aviturismo.

Al menos 25 países, 30 expertos, instituciones nacionales e internacionales y representantes del sector del turismo en Colombia compartieron experiencias, conocimientos y estrategias para la conservación. Las aves en el posconflicto y los retos en su observación fue un tema central. Para Julián Guerrero, representante de Proturismo Colombia,la feria de aves en Manizales es un sueño cumplido”.

Caldas, que cuenta con un 50 por ciento de las aves en Colombia, “ha estructurado una propuesta desde su plan de desarrollo para posicionarse como uno de los grandes lugares de aviturismo en el mundo”, asegura Gustavo Toro, presidente de la Asociación Hotelera y Turística de Colombia, Cotelco.

 

 


 

IV.

NUEVOS AFICIONADOS

El pasado 5 de mayo, fecha conocida como Global Big Day o la competencia global de registro, 4.500 'pajareros' (observadores de aves) buscaron nuevas especies en Colombia. La cifra se duplicó respecto a 2017, año en el que hubo dos mil observadores de aves.

En 2018, se recorriendo 730 rutas en el país para avistamiento y se hallaron 1.546 especies, el 80 por ciento de la avifauna de Colombia. El país se ubicó por segunda vez como el de mayor número de especies en el mundo.

Samuel Aristizábal, un adolescente de 14 años enamorado de las aves, contribuyó en el conteo desde Necoclí, municipio del Urabá antioqueño. Este 'pajarero' y observador cuenta que las playas y humedales de la región le han servido para interesarse desde hace seis años en encontrar más aves: “Vivir en Necoclí, donde hay pájaros en todas partes, y tener amigos pajareros me cambió la vida”.

 

Su afición no solo le ha ayudado a registrar 220 aves en su municipio, también le dio claridad sobre la carrera que quiere estudiar: ornitología. Además, ya está dando sus primero pasos en el sector, pues fue conferencista en la Feria de Aves de Sudamérica en Manizales.

 

Samuel Aristizábal es guía de aviturismo en Necoclí, Antioquia. © LEIDY ARÉVALO


 

El 'Bobo Punteado' o Hypnelus Ruficollis se puede avistar en Colombia y Venezuela. ©SAMUEL ARISTIZÁBAL


 

V.

EN ACCIÓN PARA CONSERVAR AVES MIGRATORIAS

La ‘Reinita de Canadá’ o Cardellina Canadensis se ha convertido en símbolo de alianzas internacionales para la conservación de las aves migratorias. Con el programa Previniendo Extinciones de BirdLife International y la Asociación para el Estudio y Conservación de las Aves en Colombia-Calidris, este pájaro y otras 197 especies que pasan por el país están encontrando ecosistemas protegidos para evitar la extinción.

Desde 2013, Diana Eusse, coordinadora de especies migratorias de la Asociación Calidris-BirdLife en Colombia, ha liderado una estrategia que reúne socios de diferentes países de América para conservar el hábitat en Colombia. El resultado: 83 viveros comunitarios de plantas nativas, siembra de árboles, programas de divulgación, ciencia participativa, aviturismo y el involucramiento a caficultores y agricultores en los procesos.

 

La Reinita Canadiense o Cardellina Canadensis es símbolo de alianzas internacionales para la conservación de las aves migratorias. ©JEYSON SANABRIA  


 

 

LOS PENDIENTES PARA 2019

A pesar de estos esfuerzos, aún hay amenazas para las aves y demás fauna colombiana.

Audubon, WSC y Calidris, organizaciones que promueven la investigación y conservación, coinciden en que para generar cambios positivos es necesario conectar los compromisos y acuerdos nacionales e internacionales con los sectores de conservación e investigación.

Asimismo, aportar mayores recursos para la investigación y la educación ambiental, apoyar las iniciativas de proyectos colectivos y autónomos de las comunidades, pasar de esfuerzos individuales a colectivos a través de redes público-privadas, fortalecer las áreas protegidas, los corredores biológicos y las zonas estratégicas de conservación y dialogar permanentemente con las instituciones y los actores de los territorios.


POR: Leidy Arévalo | Colaboradora


 

¡Suscríbete!

Y recibe primero una selección de los mejores contenidos y novedades de SEMANA RURAL. Nada de spam, promociones comerciales ni cosas aburridas.

Ingresa el correo que más utilices, gracias por ayudarnos
Autorizo el tratamiento de mis datos conforme a la política de tratamiento de datos de SEMANA.




¡Comparte!



Foto de perfil del autor del comentario






Semana Rural. Un producto de Proyectos Semana S.A. financiado con el apoyo de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) a través del programa de Alianzas para la Reconciliación operado en Colombia por ACDI/VOCA. Los contenidos son responsabilidad de Proyectos Semana S.A. y no necesariamente reflejan las opiniones de USAID o del gobierno de Estados Unidos.