“Sembrar árboles sí paga”

agosto 16 de 2019

Un proyecto de especies agroforestales en Jerusalén, que busca plantar árboles maderables como teca, tambor, cedro y paulownia, ya le genera ganancias económicas a uno de sus habitantes.

“Sembrar árboles sí paga”

| Es la primera vez que en Jerusalén se realiza una siembra con estas especies. | Por: Jhon Barros


Por: Jhon Barros
@barrosjhon

Andariego. Así define su época de niñez y adolescencia Luis Enrique Fonseca, un campesino curtido en el cultivo de café. Cuando tenía 11 años, decidió abandonar a su familia en Tocaima para irse a aventurar como mochilero por todo país. Estuvo en varios sitios del Eje Cafetero y la costa Caribe, trabajando en lo que encontrara.

 

Así, sin echar raíces, permaneció durante casi una década. A los 20 años regresó a Cundinamarca, y por cuestiones del amor quedó enganchado a Jerusalén, un municipio que solo conocía de nombre. “Siempre estuve solo por el mundo y pensaba que así seguiría. Pero en Jerusalén encontré a mi joya más divina y preciada, mi mujer. Me enamoré perdidamente, nos casamos al poco tiempo de conocernos y decidí quedarme. Le caí bien a los suegros, quienes decidieron darme la mano”.

 

El trabajo de la tierra siempre lo ha llevado impregnado en su cuerpo. “Mis papás me enseñaron el oficio de coger café desde muy pequeño. Tengo un recuerdo muy marcado de esa época. En 1948, cuando mataron a Jorge Eliécer Gaitán, yo estaba metido en un cafetal. Tenía cinco años. Desde esa edad trabajo la tierra”.

 

Luis Enrique hoy tiene 76 años y es uno de los campesinos más respetados y fructíferos del municipio. Su finca, de 70 hectáreas, ubicada en la vereda El Hatillo y llamada Tocaima, en honor al pueblo que lo vio nacer, está repleta de mango, plátano, maíz, ahuyama y cacao, además de algunas vacas y árboles como guayacanes.


«Mis papás me enseñaron el oficio de coger café desde muy pequeño. Tengo un recuerdo muy marcado de esa época. En 1948, cuando mataron a Jorge Eliécer Gaitán, yo estaba metido en un cafetal. Tenía cinco años. Desde esa edad trabajo la tierra»


 


“Es una sociedad de cinco: cuatro hermanos de mi esposa y yo. La compramos muy barata hace 15 años, como a nueve millones de pesos. Nuestra finca es una muestra de la unión familiar. Actualmente, acá solo vivimos mi mujer y yo, pero a veces llegan hasta 70 personas de la familia a visitarnos, incluidas nuestras dos hijas que están en Bogotá”.

Un parche de la finca, de casi una hectárea, sufría de infertilidad. Ningún cultivo pegaba, ni siquiera el pasto, por lo cual el ganado ni lo determinaba. Este panorama empezó a cambiar hace dos años, cuando la CAR le propuso a Luis Enrique participar en un proyecto de reforestación con especies maderables. “Me le medí de una. Ese terreno era un peladero, lleno de espino y con unos suelos muy secos. No tenía nada que perder”.
 

smiley

Fueron sembrados cerca de 100 arbustos, que hace dos años no superaban el metro de altura. Hoy, algunos ya van en cuatro metros.  © Jhon Barros

“El propósito del proyecto era identificar si en terrenos tan erosionados y secos como los de Jerusalén, tendrían cabida plantaciones forestales de especies maderables y aprovechables como teca, tambor, cedro y paulownia. En la finca de Luis hicimos una siembra controlada para ver la evolución y crecimiento de las plantas”, aseguró Edwin García, director del Centro de Investigación Ambiental de la CAR.

 

Fueron sembrados cerca de 100 arbustos, que hace dos años no superaban el metro de altura. Hoy, algunos ya van en cuatro metros. “La zona era totalmente seca, sin nada de verde. Corroboramos que algunos suelos si tienen vocación para estas especies, las cuales en el futuro pueden aprovecharse y generar recursos económicos”, apuntó García.

 

Según el experto, uno de los principales resultados de estas plantaciones es que los suelos empezaron a recuperarse, y ahora le sirven a Luis Enrique para aumentar sus ganancias. “Son especies sombrillas. En el suelo pueden implementarse otro tipo de cultivos para mejorar la economía de las personas. Luis sembró pasto, que vende o utiliza en su propia finca. Antes no podía hacerlo, ya que los suelos estaban secos. La materia orgánica de los árboles los mejoraron”.


 

smiley

Luis Enrique hoy tiene 76 años y es uno de los campesinos más respetados y fructíferos del municipio. Su finca, de 70 hectáreas, ubicada en la vereda El Hatillo y llamada Tocaima © Jhon Barros


 


 

Es la primera vez que en Jerusalén se realiza una siembra con estas especies. “Primero estudiamos sus características para ver si podrían acoplarse al clima. En el municipio es complicado por la temperatura y porque es una zona de bosque seco tropical, plantas espinosas cuya madera es difícil de aprovechar. Con la teca y el tambor tuvimos los mejores resultados, mientras que los árboles de paulownia murieron. Estas maderas pueden utilizarse a futuro. Además, con la hoja de la teca hacen billetes de dólar”, dijo el directivo de la CAR.

 

Don Luis, quien se protege del sol con un sombrero aguadeño, afirma que con este proyecto recuperó un suelo que consideraba muerto. “Germinó el pasto, y ahora estoy ganando plata. Es proyecto me ha apoyado mucho, hasta me dieron un sistema de riego y herbicidas. Plantar árboles sí paga y en el futuro pienso sacar provecho de las maderas que den”.

 

El director del Centro de Investigación Ambiental apuntó que debido a los resultados positivos con estas plantaciones agroforestales, el ideal es implementarlas en otras fincas de Jerusalén y municipios de Cundinamarca que cuenten con características climáticas y suelos similares.

 

Además, la CAR pretende declarar la cuenca del río Seco y parte de la del Magdalena como área de importancia para la conservación de las aves, que abarcaría zonas de Jerusalén, San Juan de Rioseco, Beltrán, Pulí y Guataquí, “lo que contribuirá a la promoción del ecoturismo y el avistamiento de aves en la región”.


 

 

¡Suscríbete!

Y recibe primero una selección de los mejores contenidos y novedades de SEMANA RURAL. Nada de spam, promociones comerciales ni cosas aburridas.

Ingresa el correo que más utilices, gracias por ayudarnos
Autorizo el tratamiento de mis datos conforme a la política de tratamiento de datos de SEMANA.




¡Comparte!



Foto de perfil del autor del comentario






Semana Rural. Un producto de Proyectos Semana S.A. financiado con el apoyo de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) a través del programa de Alianzas para la Reconciliación operado en Colombia por ACDI/VOCA. Los contenidos son responsabilidad de Proyectos Semana S.A. y no necesariamente reflejan las opiniones de USAID o del gobierno de Estados Unidos.