febrero 23 de 2018

Que se cuenten los campesinos

Por: Adriana Mendoza Báez

La realización del próximo censo nacional ha suscitado las opiniones de movimientos sociales, académicos e investigadores respecto a la ausencia de la categoría ‘campesino’ en el conteo de la población colombiana.

En resultados de censos anteriores, el DANE habla de dos sectores: los urbanos y el ‘resto’, para referirse a los contextos rurales del país. Esa referencia sustentada principalmente en parámetros económicos y de desarrollo industrial desconoce no solo a los campesinos como grupo poblacional, sino los territorios.

En el campo colombiano habitan indígenas, afrodescendientes y, mayoritariamente, campesinos. Para los dos primeros, el ser reconocidos como poblaciones socioculturales les ha permitido mostrarse ante el país como pueblos con un legado histórico y cultural desde el cual se fundan identidades propias, las que hoy en día han comenzado a ser reconocidas y valoradas.

Sin embargo, para el campesinado la historia ha sido diferente. El origen europeo de este concepto ha ubicado más al campesino como parte del sistema de producción del modelo económico que como una población sociocultural. Y esta mirada ha impedido que sea reconocido como sujeto de historia, de memoria y de cultura.

En otras palabras, en Colombia el campesino no ha sido reconocido como sujeto político. Qué bueno que reflexionáramos sobre este asunto, porque esta declaración tiene implicaciones directas en derechos relacionados con la titulación de tierras. Teniendo en cuenta que la titulación significa propiedad, el campesino pasa a ser dueño y no solamente obrero de la tierra.

Como vamos viendo, el debate no es menor, pues puede ir en contravía de proyectos extractivistas de empresas extranjeras que han entrado en los territorios que históricamente pertenecían al campesinado.

Y aunque ha habido intentos de reformas constitucionales que buscan el reconocimiento del campesino como sujeto político, estos proyectos se han hundido, quedando pendiente el reconocimiento de nuestra historia cultural agraria.

Mientras esto no se logre, será muy difícil para Colombia enorgullecerse de su origen agrodescendiente y sanar la deuda social que el país entero ha reconocido tener con el campesinado.

 

ADRIANA MENDOZA BÁEZ En nombre de la Mesa de Educaciones Rurales

Docente investigadora de la Universidad Pedagógica Nacional

Otra columna que puede interesarle:

Medidas para una mejor ruralidad

 

 


Las opiniones de los columnistas en este espacio son responsabilidad estricta de sus autores y no representan necesariamente la posición editorial de SEMANA RURAL.

¡Suscríbete!

Y recibe primero una selección de los mejores contenidos y novedades de SEMANA RURAL. Nada de spam, promociones comerciales ni cosas aburridas.

Ingresa el correo que más utilices, gracias por ayudarnos




¡Comparte!



pepita febrero 25 de 2018

El fallo de la corte, es positiva frente a las cientos de salidas a las carreteras, acuerdos incumplidos por parte del gobierno, algo sencillo pero inconveniente, para quiénes no quieren reconocer que en un país ampliamente rural como Colombia, existen a su suerte Millones de familias campesinas.

Foto de perfil del autor del comentario






Semana Rural. Un producto de Proyectos Semana S.A. financiado con el apoyo de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) a través del programa de Alianzas para la Reconciliación operado en Colombia por ACDI/VOCA. Los contenidos son responsabilidad de Proyectos Semana S.A. y no necesariamente reflejan las opiniones de USAID o del gobierno de Estados Unidos.