Empoderamiento de la mujer rural: ¿Qué quiere decir eso?

noviembre 12 de 2020

Durante el tercer día de la Segunda Gran Cumbre Colombia Rural, cinco mujeres abordaron, desde perspectivas diferentes, temáticas como la garantía de derechos, los programas de financiamiento o la cultura de autoconfianza de la mujer lejos de las ciudades. .

Empoderamiento de la mujer rural: ¿Qué quiere decir eso?

| El panel fue moderado por Alejandra Corchuelo, gerente de Innovación Social de Semana. | Por: Archivo particular


Por: SEMANA RURAL
SemanaRural

 

Una conversación interesante y sincera se llevó a cabo este miércoles como apertura del tercer día consecutivo de la Segunda Gran Cumbre Colombia Rural, esta vez sobre la mujer rural y un concepto que suele volverse paisaje: su empoderamiento.

Como panelistas estuvieron María Lorena Gutiérrez, presidenta de Corficolombiana; Ana Cristina Moreno, Presidenta de la Agencia de Desarrollo Rural (ADR); Diana Mejía, especialista del Banco de Desarrollo de América Latina (CAF) y Marlen Alfonso, representante de las mujeres rurales y presidenta del Consejo Nacional de Planeación (CNP).

El panel, moderado por Alejandra Corchuelo, gerente de la Unidad de Innovación Social de SEMANA, arrancó con el interrogante sobre el rol fundamental de la mujer para el desarrollo sostenible del campo colombiano y, más puntualmente, la pregunta que abrió la caja de pandora: ¿Qué significa el empoderamiento de la mujer rural?

El primer concepto introductorio lo planteó Diana Mejía, de CAF, refiriéndose a lo estratégico de la inclusión y educación financiera en la región que, según aseguró, es una de las prioridades de esa organización en los países en los que trabaja y en donde han podido establecer que el diseño de créditos y líneas para la mujer rural es una de las talanqueras. "Es una tendencia en América Latina que las mujeres sean mejores pagadoras pero tienen peores condiciones en sus créditos.  Acceden a menores montos, tasas de interes más altas y plazos más bajos", dijo. 

En ese sentido, Mejía puso de presente una cifra muy diciente. En Chile, por ejemplo, y para establecer si la desventaja de las mujer respecto del hombre es consecuencia de un menor historial crediticio o de un sesgo en las políticas internas de la banca en ese país, CAF adelantó un estudio que también se hará en Colombia y que conceptuó que en Chile una mujer con un mismo perfil crediticio que un hombre tiene un 15 por ciento menos de probabilidades de acceder a un crédito. 

En ese sentido, Marlen Prieto, quien además fue concejal en un municipio cundinamarqués,  aterrizó  el tema a los territorios en Colombia. Su intervención arrancó por asegurar que el empoderamiento tiene que ver con la forma en la que se organiza la mujer rural en los territorios y las gigantescas brechas que existen respecto de las políticas públicas nacionales

"Creo que el Gobierno debe trabajar mucho más para que las mujeres puedan entrar a escenarios de participación", dijo la presidenta del CNP. Agregó que es en los concejos, en las alcaldías, en las gobernaciones donde se pueden producir cambios. 

Dicho eso, le llegó la hora de hablar a la representante del Gobierno nacional. Ana Cristina Moreno, Presidenta de la Agencia de Desarrollo Rural (ADR) dedicó su intervención a definir la forma en la que la Agencia que preside ha entendido el empoderamiento en los ya casi cinco años que tiene ese despacho. 

"Un total de 11.575 mujeres rurales en ocho departamentos se han beneficiado del Servicio Público de Extensión Agropecuaria", dijo la funcionaria refiriéndose a diversas acciones del Gobierno para  capacitar, transferir y asistir a las productoras agropecuarias. Dentro de las acciones también enlistó los componentes de los denominados Pidar, Proyectos Integrales de Desarrollo Agropecuario y Rural con enfoque territorial. "Ahí tenemos un enfoque de género. Hemos apoyado 241 proyectos  que benefician a unas 7.400 mujeres rurales", dijo.  

Además de otras cifras, la jefe de la ADR hizo enfásis en la asociatividad y en lo que denominó la estrategia de las tres efes. "Fomento, Formalización y Fortalecimiento son los pilares de esta estrategia de la que se han beneficiado más de 2 mil mujeres en capacitación", aseguró. 

El turno fue después para María Lorena Gutiérrez, presidente de Corficolombiana, quien respondió al planteamiento de cómo cerrar la brecha de la mujer rural en la participación laboral. La respuesta fue precedida por unas cifras aterradoras que aportó la moderadora del panel: en el campo, el hombre tiene una participación del 70 por ciento en la fuerza laboral rural, mientras que la mujer solo el 35 por ciento. "hay que cambiar la cultura", dijo Gutiérrez. Y agregó que hay que empezar por el Gobierno y los empresarios. "Miren este dato: el promedio salarial de la mujer rural es de 316 mil pesos. El de la mujer en las ciudades es de 1'013 mil pesos. Hay una gran inequidad".

Reviva la conversación aquí. 

 

 

¡Suscríbete!

Y recibe primero una selección de los mejores contenidos y novedades de SEMANA RURAL. Nada de spam, promociones comerciales ni cosas aburridas.

Ingresa el correo que más utilices, gracias por ayudarnos
Al suscribirme, acepto los términos y condiciones y autorizo el tratamiento de mis datos personales conforme a las finalidades y demás condiciones descritas en la política de tratamiento de datos personales de SEMANA.





¡Comparte!



Foto de perfil del autor del comentario






Semana Rural. Un producto de Proyectos Semana S.A. financiado con el apoyo de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) a través del programa de Alianzas para la Reconciliación operado en Colombia por ACDI/VOCA. Los contenidos son responsabilidad de Proyectos Semana S.A. y no necesariamente reflejan las opiniones de USAID o del gobierno de Estados Unidos.