La historia de reconciliación detrás de la visita del Príncipe noruego

febrero 27 de 2019

Diana Carol Forero cuenta cómo pasó de las filas de las Farc a promover la reincorporación en el ETCR de Mesetas, donde el Príncipe de Noruega inauguró la ruta turística 'Paraísos Ocultos'.

La historia de reconciliación detrás de la visita del Príncipe noruego

| En el ETCR Mariana Páez se hospedan los turistas que recorren Paraísos Ocultos, la nueva ruta ecoturística Mesetas-Uribe | Por: Mauricio Enriquez/ PNUD


Por: Diana Carol Forero


Como salidos de otra dimensión se recorren por primera vez las cascadas, puentes naturales y riachuelos en los parajes boscosos de la vereda Buenavista. Entonces se tiene la certeza de que ‘Paraísos Ocultos’, el nombre de la iniciativa ecoturística que ahora hace posible acceder a estos senderos, es justo y acertado, sin exageraciones.

'Paraísos Ocultos' comprende el corredor ecoturístico Mesetas-Uribe y busca promocionar lugares bellos y biodiversos que permanecieron ocultos por cuenta del conflicto, como Caño Rojo, a un kilómetro del ETCR. En esta cascada de más de 30 metros, ideal para la práctica del rápel, algunos líderes del ETCR recibieron el pasado 14 de febrero a la comitiva del Príncipe Haakon de Noruega, gobierno que financia parte de esta iniciativa.

Llegué a este rincón del municipio de Mesetas, Meta, hace casi dos años como funcionaria de la Agencia para la Reincorporación y la Normalización (ARN). Para entonces habían pasado seis años desde que deserté de las filas de las Farc y mi trabajo aquí era impulsar procesos de reconciliación con las comunidades y motivar a otros excombatientes como yo a desarrollar sus proyectos de vida en la legalidad.

 

La cascada Caño Rojo es ideal para que los turistas practiquen rápel. © Mauricio Enriquez/ PNUD.

 

El reencuentro

Cuando me ofrecieron trabajar en el proceso de reincorporación de las Farc lo consulté con mi esposo, desmovilizado como yo, y mi hijo, quien nació cuando aún estábamos en filas -y fue la razón que nos motivó a escapar de la guerra-.

Juntos decidimos aceptar el reto a pesar de los temores y recelos que pudiese haber de por medio, pues nos motivaba apoyar a los reincorporados en este tránsito a la vida civil, que ya nosotros sabíamos lleno de sobresaltos.

Mi primer día en este campamento estuvo lleno de emociones, y aunque como desertora temía que alguien me reconociera, fue una alegría volver a ver algunas caras conocidas y constatar que habían sobrevivido también a la guerra.

Contrario a lo que pude haber esperado, no escuché de ellos ningún reproche o recriminación por mi huida. En cambio nuestro pasado común se convirtió en un motor de confianza que facilitó el trabajo entre funcionarios y excombatientes.

 

© Mauricio Enriquez/ PNUD.

Así pasó un año y medio hasta que mi contrato terminó, pero estábamos tan habituados a la vida rural, tan acoplados ya a los paseos de olla los fines de semana con los vecinos, que decidimos quedarnos en la comunidad de Buenavista.

Por eso hice parte del grupo de 50 excombatientes convocados a hacer las últimas adecuaciones a la ruta unos días antes de la visita del Príncipe, como la señalización y el arreglo de puentes naturales. 

Hoy soy la encargada del punto de internet comunal y hago parte del colectivo Amasando Sueños, que administra la panadería del ETCR, una de las paradas obligadas para los turistas que se aventuran a conocer esta ruta.

Pero además es una alternativa para las madres que, por tener que cuidar a sus bebés, tienen dificultades a la hora de buscar empleo. Aquí, nueve mujeres y dos hombres trabajamos por turnos, tanto en la elaboración de los productos como en la atención a los clientes, para lo cual hemos sido capacitados por el SENA.

 

                  Panadería Amasando Sueños, en el Espacio Territorial de Capacitación y Reincorporación Mariana Páez. © Mauricio Enriquez/ PNUD.

 

La ruta

La vida en Buenavista parece dilatarse y a mediodía la temperatura suele ser tan cálida como la sonrisa de Alexandra, una de las excombatientes de las Farc que habitan el ETCR. A ella le pregunté su opinión sobre este proyecto: “Proteger la naturaleza es una gran oportunidad para todos, pues el ecoturismo es una fuente de recursos que pueden beneficiar a la comunidad”, opina.

En una travesía de 175 kilómetros se pueden recorrer 12 senderos, a través de los cuales se combinan deportes de aventura como el rápel y el rafting, el disfrute de los paisajes y la biodiversidad, y una mirada cercana al proceso de reincorporación.

Catypsa, agencia de Turismo que opera el corredor Mesetas-Uribe, cuenta con 100 socios, de los cuales 70% son miembros de la comunidad (Juntas de Acción Comunal, gremios y cooperativas) y el 30% excombatientes. Servicios complementarios como alimentación y alojamiento son coordinados con las cooperativas de reincorporados del ETCR.

 

Detrás de la ruta ecoturística hay un trabajo conjunto entre excombatientes de las Farc y la comunidad de Buenavista. © MAURICIO ENRÍQUEZ / PNUD.

 

El ETCR cuenta con 17 módulos -uno de ellos destinado como alojamiento de los visitantes-, un aula máxima, cinco salones auxiliares, una biblioteca, una guardería, un pequeño parque infantil y una cancha de fútbol en arena, todo esto construido con el esfuerzo y compromiso de los excombatientes, por medio del modelo de autoconstrucción.

También hay un puesto básico de salud, en el cual un médico presta sus servicios junto con una enfermera dos días al mes. Tenemos suministro permanente de agua potable y energía eléctrica, alumbrado, un sistema de manejo de aguas residuales y una planta eléctrica para en caso de esporádicos apagones.

Si bien aún hay muchos pendientes en la implementación de los acuerdos, y el que más nos preocupa es precisamente el tema productivo -los proyectos se han ido aprobando a cuentagotas y en este ETCR aún no se han desembolsado los recursos correspondientes-, iniciativas de cooperación internacional como ‘Paraísos Ocultos’ han brindado oportunidades y beneficios no solo a los reincorporados, sino también a sus familias y a las comunidades.

 

 


POR: Diana Carol Forero | Buenavista, Mesetas

Excombatiente de las Farc, Tecnóloga en Gestión del Talento Humano y estudiante de Psicología.


 

¡Suscríbete!

Y recibe primero una selección de los mejores contenidos y novedades de SEMANA RURAL. Nada de spam, promociones comerciales ni cosas aburridas.

Ingresa el correo que más utilices, gracias por ayudarnos
Acepto los Términos y condiciones




¡Comparte!



Foto de perfil del autor del comentario






Semana Rural. Un producto de Proyectos Semana S.A. financiado con el apoyo de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) a través del programa de Alianzas para la Reconciliación operado en Colombia por ACDI/VOCA. Los contenidos son responsabilidad de Proyectos Semana S.A. y no necesariamente reflejan las opiniones de USAID o del gobierno de Estados Unidos.