noviembre 17 de 2020

Seguridad alimentaria, conjunción entre política coherente y sustentabilidad

Por: Daniel Werner

¿Qué es la seguridad alimentaria y por qué representa uno de los retos más importantes hoy? Comencemos por entender cuál es el desafío. 

 

Se prevé que para el 2050 la población mundial supere los nueve mil millones de habitantes. Para poder satisfacer las necesidades de toda esa población, se estima que los rendimientos de la agricultura deberán crecer en aproximadamente un 70 por ciento en referencia a los niveles de producción alcanzados en el 2016. 

 

 El BID define la seguridad alimentaria como una situación en la que las personas tengan en todo momento acceso físico y económico a suficientes alimentos inocuos y nutritivos que satisfagan sus necesidades y les permita desarrollar una vida saludable. Es complejo llevar esta definición teórica a la realidad dado que habría que vincular, por un lado, hábitos alimentarios, costumbres culturales, estatus socioeconómico y, por el otro, posibilidades de que la actividad agropecuaria pueda producir alimentos accesibles en cantidad y calidad. 

 

De aquí que debemos preguntarnos: ¿en qué medida la agricultura moderna da respuestas a esos retos? Independientemente del acceso a tecnologías e insumos, la posibilidad de aumentar la producción agrícola dependerá en gran medida de la existencia de recursos económicos que permitan inversiones en infraestructuras, como por ejemplo acceso a agua para riego, vías que aseguren el suministro continuo de insumos de producción y paralelamente permitan el fácil y rápido acceso a los mercados. Paralelamente, deberá darse acceso al crédito que impulse a los productores a realizar inversiones en sus sistemas de producción. 

 

Otro de los aspectos que amenaza la seguridad alimentaria es el cambio climático. La agricultura del siglo XXI deberá adaptarse al cambio climático encontrando alternativas sustentables que reemplacen el uso de combustibles fósiles, sistemas de producción que utilicen eficientemente el agua y el suelo. 

 

El aumento de la producción no podrá ser resultado de incorporar tierras agrícolas. Muchas de las estimaciones señalan que esa posibilidad será limitada. Aproximadamente el 38 por ciento del total de la superficie terrestre son tierras agrícolas, estimándose que, si la productividad agrícola de la tierra se mantiene en sus niveles actuales, sería necesario convertir 6 millones de hectáreas de tierra (lo que equivale a la superficie de Noruega) en producción agrícola cada año hasta al menos 2030 para satisfacer la demanda (Economics of Land Degradation Initiative, 2013). Según FAO-OECD (2019) se espera que la producción agrícola crezca un 15 por ciento durante la próxima década, fundamentalmente como resultado del uso de buenas prácticas y nuevas tecnologías.

 

En resumen, el aumento en la frecuencia de desastres naturales generados por el cambio climático, junto con mercados inestables producto de súbitos cambios en las políticas de comercio y falta de responsabilidad compartida de los actores, magnifican la vulnerabilidad de los sistemas alimentarios. Esta situación nos obliga a dar soluciones holísticas. De cualquier otra forma nos encontraremos en pocos años con mayores segmentos de la población mundial, completamente alejados de alcanzar su autosuficiencia alimentaria.

 

Desde el punto de vista profesional estamos preparados para dar soluciones inteligentes y sustentables a lo largo de toda la cadena de producción. Estas soluciones, junto con la coherencia en la toma de decisiones y coordinación en la ejecución de políticas que aseguren sustentabilidad económica y ambiental, nos permitirán mitigar los efectos adversos de la inseguridad alimentaria.

 


Daniel Werner es el director de Proyectos y Misiones Especiales de desarrollo rural en programas de cooperación internacional de Israel en América Latina, Asia y África.


 


Las opiniones de los columnistas en este espacio son responsabilidad estricta de sus autores y no representan necesariamente la posición editorial de SEMANA RURAL.


 

¡Suscríbete!

Y recibe primero una selección de los mejores contenidos y novedades de SEMANA RURAL. Nada de spam, promociones comerciales ni cosas aburridas.

Ingresa el correo que más utilices, gracias por ayudarnos
Al suscribirme, acepto los términos y condiciones y autorizo el tratamiento de mis datos personales conforme a las finalidades y demás condiciones descritas en la política de tratamiento de datos personales de SEMANA.





¡Comparte!



Foto de perfil del autor del comentario






Semana Rural. Un producto de Proyectos Semana S.A. financiado con el apoyo de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) a través del programa de Alianzas para la Reconciliación operado en Colombia por ACDI/VOCA. Los contenidos son responsabilidad de Proyectos Semana S.A. y no necesariamente reflejan las opiniones de USAID o del gobierno de Estados Unidos.