Sin restaurar la confianza no habrá paz en las comunidades

octubre 30 de 2019

El panel “Seguridad y desarrollo en el campo” cerró la Primera Cumbre Colombia Rural. Fuerza pública, líderes sociales y representantes de organizaciones expertas en seguridad expusieron sus ideas sobre cómo hacer planes de seguridad efectivos y restablecer la confianza en territorio.

Sin restaurar la confianza no habrá paz en las comunidades

| Primera Gran Cumbre de Colombia Rural: innovación, seguridad y desarrollo en el campo. Un diálogo sobre la agenda de la ruralidad en el país y en América Latina. | Por: Esteban Vega | Semana


Por: SEMANA RURAL
SemanaRural

La presencia de grupos armados, el narcotráfico y la poca atención del Estado han agudizado la inseguridad rural. Las economías ilícitas como la minería ilegal y la deforestación, además, de los reportes casi diarios de asesinatos de líderes sociales, han afectado la producción de la tierra, la inversión y la confianza para emprender.

Con este panorama los panelistas, Pierre Lapaque, representante en Colombia UNODC; María Victoria Llorente, directora de la fundación Ideas para la Paz; el coronel Yimmy Gómez, de la Dirección de Carabineros y Seguridad rural de la Policía Nacional, y Marino Córdoba, representante legal de Afrodes, abordaron las temáticas de seguridad y desarrollo en la ruralidad.

Lapaque explicó que existen dos Colombias rurales. En la primera es donde la fuerza pública puede entrar y existe desarrollo. En la segunda están las zonas de difícil acceso. Para estas regiones es necesario una visión integral donde fuerza pública y las comunidades deben trabajar, no sin antes establecer lazos de confianza  para lograr la construcción de un futuro para las comunidades.

Marino Córdoba, por su parte, dijo que una cosa es la ciudad y otra el campo. Este último ha sido históricamente discriminado por el conflicto. “Esta guerra ha dejado una relación directa entre la fuerza pública y grupos armados”. dijo. Agregó que además de la policía, se necesita una presencia integral del Estado. Para eso es necesario construir confianza entre los actores.

 

smiley

Intervención de la moderadora María Alejandra Vélez 

© Esteban Vega

 



¿Cómo proteger a los líderes sociales?

 

Una de las temáticas de la discusión fue el asesinato de líderes sociales y si es posible adelantar estrategias que permitan su protección en el territorio. María Victoria Llorente explicó que para proteger líderes se han centrado en la protección individual. “Pero no son las apropiadas. Se trata de camionetas que por el contrario ponen más en riesgo a las personas, hay que avanzar más en las medidas de protección comunitaria”, dijo.

En relación con lo anterior, el coronel Gómez aseguró que la protección individual es muy complicada, e hizo un llamado a la prevención. “Lo que se necesita para poder acercarnos a las comunidades es hacer tejido social y borrar esa imagen de fuerza pública represiva y que nos vean como un amigo, como alguien a quién contarle lo que está pasando”, dijo.

Entre tanto, Córdoba expresó con tristeza que el país está viviendo un retroceso “que nos lleva a escenarios de guerra a esa otra Colombia. Es lamentable el reporte diario de asesinatos de líderes”, aseguró que para proteger a los líderes lo primero es reconocer a las comunidades con sus planes de vida y trabajar con ellas facilitando los medios del Estado.

 

Interacción entre desarrollo y seguridad

 

Ante la pregunta sobre qué es primero en el campo: el desarrollo o la seguridad, Pierre Lapaque, dijo que para no ser parte del crimen hay que pasar a la legalidad con proyectos productivos y educación, para lo que se necesita voluntad política y dinero.

Marino Córdoba recalcó la importancia de darles salida a los problemas que nos unen. “Se deben retomar diálogos con las comunidades para entenderlas, la directiva de la Policía Nacional busca generar ese diálogo”, dijo.

Entre tanto el oficial Gómez detalló que uno de los objetivos de la Policía de Carabineros es priorizar las zonas donde delitos como el homicidio, secuestro, extorsión, hurto, entre otros, tienen mayor impacto para el mantenimiento de la convivencia y la seguridad ciudadana. 

Finalmente, todos los panelistas concluyeron que para ejecutar una política de seguridad efectiva en el campo colombiano se debe restaurar la confianza perdida entre comunidad y fuerza pública. Así, el desarrollo llegará a las regiones y dará frutos que mejoren la vida de los campesinos.

 

¡Suscríbete!

Y recibe primero una selección de los mejores contenidos y novedades de SEMANA RURAL. Nada de spam, promociones comerciales ni cosas aburridas.

Ingresa el correo que más utilices, gracias por ayudarnos
Autorizo el tratamiento de mis datos conforme a la política de tratamiento de datos de SEMANA.




¡Comparte!



Foto de perfil del autor del comentario






Semana Rural. Un producto de Proyectos Semana S.A. financiado con el apoyo de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) a través del programa de Alianzas para la Reconciliación operado en Colombia por ACDI/VOCA. Los contenidos son responsabilidad de Proyectos Semana S.A. y no necesariamente reflejan las opiniones de USAID o del gobierno de Estados Unidos.