Una ‘casa de emergencia’ para resguardarse de la tragedia

enero 30 de 2018

Una iniciativa social de estudiantes y docentes de la Universidad Icesi podría convertirse en una alternativa para atender a miles de damnificados de tragedias que se quedan sin vivienda. .

Una ‘casa de emergencia’ para resguardarse de la tragedia

| | Por:


Por: Gerardo Quintero
gerardoquinte

Durante el terremoto del 27 de febrero de 2010 en Chile, la arquitecta colombiana María Claudia Betancourt se encontraba en ese país cursando una especialización. Las 156 personas fallecidas, además de 500 mil viviendas destrozadas y dos millones de damnificados fueron los resultados de esta terrible tragedia que conmovió a la actual jefe del departamento de Diseño de la Universidad Icesi. 

¿Cómo se puede ayudar de forma rápida y económica para que los afectados por una catástrofe de estas características tengan un hogar digno? Esa inquietud daba vueltas en la cabeza de Betancourt, y así,  tres años después, nació la ‘casa de emergencia’: una novedosa propuesta diseñada por la arquitecta y los estudiantes Laura Durán y Brayan Restrepo de la universidad caleña. Todo con el fin de brindar un espacio seguro y decoroso para los colombianos que en tantas oportunidades se ven afectados por una inundación, deslizamiento o movimiento telúricoIncluye aquí el contenido del artículo.


“Básicamente, se trata de una vivienda que tiene un desarrollo progresivo. Es una vivienda de emergencia que parte de un módulo pequeño, en el que está resuelto todo lo básico que necesita una familia de cuatro personas, y luego se puede pasar a un desarrollo más amplio”

- María Claudia Betancourt, responsable del proyecto


 


*foto Sra*

Pero lo que hace particular este invento patentado por la Icesi es que la casa está hecha con una tecnología de fabricación digital. Se trata de una vivienda básica que consta de varias láminas de madera hidrorepelente, la cual está formateada en un archivo que se manda a una fresadora que corta todo.

*foto*

Esto permite que, si hay una emergencia, simplemente se manda el archivo y en una fresadora CNC, que se encuentra en todo el país, se cortan las láminas y se envían al sitio donde se necesitan, para que luego se ensamblen. Esto permitiría que las familias afectadas por emergencias no tengan que vivir mucho tiempo a la intemperie, ni esperar a que lleguen las carpas.

“Cuando se atiende un desastre la gente se va a vivir en carpas; normalmente es lo primero que llega, pero hay unas normas que dicen que esos asentamientos no deben durar más de un cierto tiempo. Las personas no deben vivir en carpas más de cuatro meses porque no es sano, les da ‘mal de tierra’. Pero resulta que en nuestros países la gente termina viviendo en las carpas mucho tiempo porque las ayudas posdesastre no llegan oportunamente, explica la investigadora.


 MÁS BARATOS Y EFICIENTES 

Otro aspecto que resulta interesante es que se trata de módulos económicos que no sobrepasan los dos millones de pesos; son incluso más baratos que las carpas. La vivienda se construye de una forma muy sencilla y no necesita de una mano de obra calificada. Inicialmente tiene una especie de tejido, que es un plástico, que permite cerrar la vivienda, pero como se trata de un proyecto sostenible en el tiempo, las láminas de madera pueden ser sustituidas por panel-yeso.

*foto*


“Es un proyecto muy económico y mucho más digno que una carpa. Adentro está diseñado para que la gente pueda pararse, tiene un mobiliario básico, unos elementos de almacenamiento para que la gente viva más cómoda y tiene la posibilidad de ampliarse”

explica María Claudia.


 

SEMANA RURAL fue el primer medio que conoció la casa y la disposición que tiene la universidad de ceder la patente a cualquier institución o empresa privada que quiera trabajar sobre este prototipo de vivienda de emergencia. Justamente, a finales de enero, la casa estará lista y se exhibirá en las instalaciones de la universidad, en el sur de Cali, para que la gente pueda entrar, sentarse, conocerla y observar las bondades de esta iniciativa social.

“Nosotros lo hicimos con el ánimo de ayudar a las comunidades que se vean tristemente afectadas por estas situaciones; estamos abiertos a transferir esta tecnología porque sabemos que puede ayudar a muchos colombianos”, enfatizó la arquitecta Betancourt.

¡Suscríbete!

Y recibe primero una selección de los mejores contenidos y novedades de SEMANA RURAL. Nada de spam, promociones comerciales ni cosas aburridas.

Ingresa el correo que más utilices, gracias por ayudarnos




¡Comparte!



Foto de perfil del autor del comentario






Semana Rural. Un producto de Proyectos Semana S.A. financiado con el apoyo de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) a través del programa de Alianzas para la Reconciliación operado en Colombia por ACDI/VOCA. Los contenidos son responsabilidad de Proyectos Semana S.A. y no necesariamente reflejan las opiniones de USAID o del gobierno de Estados Unidos.