Una clase al aire libre sobre la implementación de los Acuerdos

diciembre 04 de 2019

Historias para lo que viene, un semillero de los Andes, organizó clases al aire libre donde se discutieron varios temas que tienen que ver con el actual paro nacional. Una de ellas se trató sobre la implementación de los acuerdos.

Una clase al aire libre sobre la implementación de los Acuerdos

| Clases a la calle se llamó el evento organizado por el semillero | Por: Santiago Ramírez


Por: SEMANA RURAL
SemanaRural

El martes pasado un semillero de la Universidad de los Andes llamado Historias para lo que viene convocó a varios de sus profesores para que se salieran de las cuatro paredes y el tablero y dieran clase en uno de los espacios públicos que la ciudadanía ha recuperado: el Parque de los Hippies.

La idea no es nueva pero esta vez tuvo una acogida diferente, tal vez, porque para muchos la protesta — musical, colorida, ruidosa, diversa— también puede ser una manifestación académica. Hacer clase como forma de protesta. Así lo entendieron algunos de los estudiantes que asistieron a una mañana-tarde soleada donde se dictaron cinco clases alrededor de diferentes temas que se han puesto sobre la mesa desde que comenzó el paro nacional el 21 de noviembre.

Una de ellas, dictada por el profesor de la Facultad de Derecho David Cruz, se tituló ¿En qué va la implementación de los Acuerdos de Paz?  Sin duda, uno de los temas claves que le interesan al sector rural no solo porque de ese punto depende gran parte del desarrollo del campo y su composición, sino porque la exigencia de que se cumpla lo pactado es una de las razones por las que miles de ciudadanos han salido diariamente a las calles.

 


 

smiley

© Santiago Ramírez


 

“La construcción de paz va mucho más allá del desarme. Así lo expresa un sociólogo noruego que lo denomina la violencia estructural”, fue la frase con la que comenzó el profesor Cruz. En efecto, en muchas guerras el desarme parecía que era la pieza clave para el fin de una violencia armada. Pero entender los elementos estructurales que llevaban al origen de los conflictos era en realidad el camino —incluso más difícil— para terminar con la guerra.

El Acuerdo de Paz entre el Estado colombiano y las Farc trata de recoger ese legado. ¿Para qué sirve aplicar esta metodología? para no solo entender la paz como desarme porque vendrán otros grupos armados con intenciones similares a los acogidos al proceso que reciclarán las armas. Por eso las disidencias no se entienden como grupos políticos.

Sobre el primer punto el profesor hace un análisis en donde entiende que la base de este acuerdo resume la apuesta política de las Farc como movimiento. Su desafío siempre se centró en reestructurar el campo, en el que entienden, deben haber mayores y mejores oportunidades para los campesinos. En un país con grandes latifundios en el que el extractivismo es una de las actividades que predomina, el cambio no sería fácil. “Algo que es característico de los procesos es que la sociedad espera resultados muy rápido”.

Para el profesor, para ver la mejora de la calidad de vida de los campesinos y otros cambios, por lo menos, se necesitan cerca de 25 o 30 años. Y el punto del agro necesita de voluntad política para imponer reformas. 


 

smiley

ETCR de Icononzo, Tolima © Santiago Ramírez


 

Solo en titulación no hay un completo conocimiento quién tiene qué tierras y para qué sirven. Avanzar en este punto requiere de años, para saber con precisión el tipo de terreno y su uso y que esto apunte a una titulación efectiva  que generará mejores condiciones de productividad.

Por otro lado, en cuanto a la participación política, el profesor recalca que al campesinado no se le ha permitido históricamente alzar su voz en grandes recintos de la democracia, porque en Colombia la política siempre ha sido un círculo donde siempre habitan las mismas élites. “Tenemos que generar un mecanismo que nos permita incluir a quienes nunca han estado en la política”.

De  hecho, además de las diez cururles otorgadas a las Farc en el Congreso, existían los cupos especiales para la paz.  Un mecanismo que era mucho más importante, pero que se cayó. Estas circunscripciones consistían en identificar lugares donde el conflicto había tenido impactos desproporcionados para allí elegir representantes a la Cámara que iban a ejercer control político directo en el Congreso. Para algunas personas, esto no paso por ser una amenza para las maquinarias tradicionales y para otros porque lo entendían como más curules para las Farc. Nadie lo vio como la representación genuina del campo.

Además de la clase sobre la implementación de los Acuerdos de Paz, se habló de los retos de la educación, la situación actual del paro nacional y corrupción. Los estudiantes, de todas las edades y profesiones, escucharon durante la mañana y la tarde diferentes puntos de vista sobre la coyuntura colombiana. 


 

¡Suscríbete!

Y recibe primero una selección de los mejores contenidos y novedades de SEMANA RURAL. Nada de spam, promociones comerciales ni cosas aburridas.

Ingresa el correo que más utilices, gracias por ayudarnos
Al suscribirme, acepto los términos y condiciones y autorizo el tratamiento de mis datos personales conforme a las finalidades y demás condiciones descritas en la política de tratamiento de datos personales de SEMANA.




¡Comparte!



Foto de perfil del autor del comentario






Semana Rural. Un producto de Proyectos Semana S.A. financiado con el apoyo de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) a través del programa de Alianzas para la Reconciliación operado en Colombia por ACDI/VOCA. Los contenidos son responsabilidad de Proyectos Semana S.A. y no necesariamente reflejan las opiniones de USAID o del gobierno de Estados Unidos.