Una apuesta por la ciencia y el desarrollo del campo

abril 03 de 2019

Tres historias que tienen algo en común: una generación dispuesta a mejorar la calidad de vida de los habitantes de sus territorios por medio de la innovación y de actividades que generen cambios positivos para la reconstrucción social..

Una apuesta por la ciencia y el desarrollo del campo

| Una nueva generación que le apuesta a la reconstrucción del tejido social de un país abatido por la guerra. | Por: Diana Rey | Revista Semana


Por: Estefanía Pardo Donado
estefypardo

No es fácil confíar y ver con optimismo un país que vivió por más de 50 años el conflicto armado. Sin embargo, para eliminar las diferencias que dividen un mismo territorio se deben generar acciones positivas que incentiven a los ciudadanos a trabajar en equipo.

Ese es el objetivo de la campaña 'Confía': invitar a los colombianos a transformar sus actitudes. Por eso, casos como los de la Escuela de Robótica de Chocó, el reemplazo de cultivos ilícitos por cacao en Vista Hermosa (Meta) y la reconstrucción de sociedad en Chaparral (Tolima) merecen ser visibilizados.


Te puede interesar: 

‘Confía’: la campaña que busca romper la brecha entre la Colombia rural y la urbana


 

Los niños genios del Chocó

La Escuela de Robótica del Chocó nació por la necesidad de empoderar a los niños y convertirlos en agentes de cambio para el territorio, a través de la ciencia, la tecnología y la innovación.  "Nosotros aprovechamos el material creativo que los estudiantes plantean para crear soluciones integrando la tecnología, y así plantear prototipos de cierta forma que podamos probar y ejecutar en el entorno", dijo Jimmy García, director de la escuela y del Centro de Innovación del Pacífico.

Para ingresar a la escuela solo basta tener voluntad para crear soluciones que mejoren la calidad de vida entre las comunidades por medio de la ciencia y la tecnología. “Nosotros les preguntamos ¿qué tan motivado estás? y ese es el punto de partida. Además, deben querer tener un contacto con la tecnología para plantear soluciones a problemáticas del entorno”, dijo el director.

 

De izq. a der. Kelly Córdoba (12 años), Joyner Molina (11 años), José Foronda(13 años), estudiantes de la Escuela de Robótica del Chocó.  ©Diana Rey | Revista Semana.


 

Esta iniciativa se desarrolla desde hace 3 años. Actualmente la institución cuenta con 40 jóvenes, distribuidos en diversos grupos de trabajos. Según el director de la escuela han transformado la vida de aproximadamente mil niños en Chocó. “La idea es llegar a cinco mil niños en los próximos dos años”, añadió.

Los niños son los protagonistas. Este proyecto extracurricular permite que los jóvenes permanezcan concentrados en sus creaciones y alejados de los malos pasos. José Foronda tenía 10 años cuando el director de la Escuela de Robótica de Chocó, Jimmy García, llegó a su escuela para invitarlos a participar en la iniciativa.  Su paso por la institución le permitió crear, de la mano de sus compañeros, un sistema de alerta temprana que consiste en alertar a la comunidad cuando el nivel del agua del río se crece. Cuenta con tres llamados, el rojo, alerta máxima. Amarillo, nivel medio. Y el verde significa que está estable, sin riesgos.


©Diana Rey | Revista Semana.


 

Joyner Molina lleva un año en la escuela. "He aprendido sobre electrónica, robótica y programación que, además de servirme dentro del campo de la robótica, me sirve para el colegio y otros entornos", dijo.

Kelly Córdoba, además de estar en la escuela, forma parte del programa Innovation girl que lucha por el empoderamiento femenino dentro de la sociedad.  "No hay que subestimar a la mujer, queremos borrar esa mentalidad machista, quiero demostrar que no importa el género, la clase social o la raza, sino el conocimiento porque eso es lo que hace a la persona", dijo.

 

José Fernando y Joyner quieren ser ingenieros mecatrónicos porque ahí pueden combinar las tres ramas: mécanica, electrónica y programación. Kelly, por su parte, quiere ser bióloga marina: "creo que el ser humano ha descuidado mucho las especies acuáticas y deben conocer más sobre el mar y sus beneficios por medio de la robótica".

Los niños esperan crear más proyectos que ayuden a la comunidad y continuar con la pedagogía. "Creamos una aplicación móvil 'Basurero inteligente' que consiste en enseñarles a las personas sobre cómo reciclar correctamente la basura", dijo Joyner Molina. Además esperan  promover el cambio dentro del territorio, que los niños se alejen de la violencia y dejen las armas y le apuesten a la educación.

No existe una edad límite para formar parte de la escuela. Niños, jóvenes y adultos pueden ingresar.  La idea de Jimmy y su equipo es brindar una formación integral en la que se obtengan resultados que impacten positivamente al territorio.

Los tres tienen un sueño en común: seguir construyendo a través de la robótica soluciones a las problemáticas del Chocó y contribuir con el desarrollo de su municipio.

 

Yulima asegura que su pasión por servir a los demás comenzó luego de una trágica pérdida familiar que la motivó a ayudar al prójimo. ©Diana Rey | Revista Semana.


"Mi misión en la vida es servir": Yulima Arias Esquivel

 

Yulima Arias es embajadora de USAID y Acdi-Voca Colombia desde el 2017. Fue nombrada gracias a 16 años de trabajo de la mano de un grupo de mujeres de comunidades indígenas conocido como ‘Manos de mujer’, un trabajo social y voluntario de huertas orgánicas en Coyaima, Tolima. “Hace dos años se trabajaron las escuelas de perdón y reconciliación entre las comunidades violentadas por el conflicto tales como San José de las Hermosas, El Limón y el centro urbano de Chaparral”, dijo Arias.

Yulima es muy reconocida en Chaparral por su trayectoria en el trabajo social, pero no le gusta sentirse “famosa”, le basta con saber que por medio del servicio puede contribuir a la transformación de una sociedad dividida por el conflicto. “Yo soy un puente para que las personas puedan salir adelante, esa es mi razón de ser”, dijo.

 


«No es solamente hablar de paz y reconciliación,  deben existir espacios y ejercicios en el que pueda concentrar a la comunidad para desarrollar actividades que generen cambios e incentiven esos procesos que motivan a seguir construyendo país»


 



Esta embajadora trabaja en y para las comunidades. Con ellas hace pedagogía sobre reconciliación y confianza. Además, los asistentes se capacitan en temas como agricultura, cuidado de la tierra, protección del medio ambiente.

Pero las actividades también varían según el corregimiento: en San José de las Hermosas practicaron actividades lúdicas por medio de juegos tradicionales. En zonas deportivas de El Limón incentivaron el cuidado entre ellos, más que la competencia. Y en la zonas urbanas de Chaparral se enviaron mensajes alusivos a la paz y reconciliación.

Para esta embajadora lo importante es que la confianza dentro de Chaparral vuelva a crecer pero asegura que para empezar a confiar en los demás primero hay que creer en sí mismos, “así se fortalecen las capacidades del ser humano, sobre todo en las comunidades rurales. Las mujeres rurales ya lo entendieron y por eso se están organizando entre ellas para trabajar unidas”.

En Chaparral continuarán las Escuelas de perdón y reconciliación, al igual que en San José de las Hermosas, El Limón y la zona urbana. “Los ejercicios sirven para que las personas puedan desarrollarse y mejorar sus estilos de vida a través de las capacitaciones tanto laborales como personales”,  dijo Arias.

Aurora Martínez: "sembrar cacao es sembrar paz"
 

Aurora Martínez, representante de la Asociación agropecuaria Agrocos, presidente de Asojuntas del municipio y embajadora de la reconciliación del Meta. ©Diana Rey.


 

 

Lo que antes era un terreno de cultivos ilícitos, hoy día es una tierra productora de cacao. Aurora y los habitantes de Vista Hermosa (Meta) le apostaron a cambiar el rumbo de su territorio. "Llegué a sembrar hasta 1.200 arrobas de hoja de coca, pero la dejamos a un lado y actualmente tenemos un cultivo sostenible de cacao". Una de las motivaciones para dejar atrás el cultivo de coca fue el sentido de pertenencia por el municipio y su deseo de aportar al desarollo de su región.

 


«Primero debes confiar en ti mismo, luego en los demás. Nosotros en el Meta creímos en nuestro potencial y pudimos sustituir los cultivos ilícitos por el cacao y somos muy felices»


 

Por medio de alianzas logró reunir recursos para el mantenimiento de una vía principal del municipio que llevaba más de 10 años en mal estado. De la mano de la alcaldía, Acdi-Voca y USAID y demás talento humano que formó parte de la obra, lograron reconstruirla en 8 meses con un capital de 30 millones de pesos.

Además de la reconstrucción de los 24 kilómetros de la vía Puerto Lucas - Costa Rica, Aurora también lideró el proyecto de montaje del servicio de energía eléctrica para el municipio. "Me gané la confianza de la comunidad gracias al resultado de mi trabajo por el territorio", asegura con orgullo Aurora.

Aurora seguirá trabajando desde Vista Hermosa por la reconciliación y la recuperación de la confianza. Espera que las instituciones internacionales continúen apoyando proyectos en el departamento.

 


Con la idea de que la gente crea y confíe en ellos mismos y en el país, Usaid y Acdi- Voca Colombia, de la mano de socios como Banco de Bogotá, Semana Rural, Reconciliación Colombia, entre otros, lanzaron la campaña 'Confía'.  La idea pretende impulsar reflexiones y acciones para que los colombianos transformemos nuestras actitudes para una sana convivencia.


 

¡Suscríbete!

Y recibe primero una selección de los mejores contenidos y novedades de SEMANA RURAL. Nada de spam, promociones comerciales ni cosas aburridas.

Ingresa el correo que más utilices, gracias por ayudarnos




¡Comparte!



Foto de perfil del autor del comentario


Te puede interesar






Semana Rural. Un producto de Proyectos Semana S.A. financiado con el apoyo de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) a través del programa de Alianzas para la Reconciliación operado en Colombia por ACDI/VOCA. Los contenidos son responsabilidad de Proyectos Semana S.A. y no necesariamente reflejan las opiniones de USAID o del gobierno de Estados Unidos.