Víctimas del conflicto producen patacones saborizados en Turbo

agosto 27 de 2019

Las alianzas productivas representan la esperanza de desarrollo rural de los pequeños emprendedores del país. Como las nueve familias que en Turbo, Antioquia, unieron esfuerzos para comercializar una tonelada mensual de plátano en varias presentaciones.

Víctimas del conflicto producen patacones saborizados en Turbo

| Con los nuevos equipos, los trabajadores de Comudeco aumentaron la producción de plátano en el ámbito nacional y ya han enviado muestras de sus productos a Estados Unidos. | Por: Juan Pablo Gaitán


Por: Julián Sáenz
@julianS10

Un ritual diario, cuidadoso, metódico y casi religioso rodea al plátano en este municipio del Urabá antioqueño. Sus productores miden, examinan y seleccionan con cautela ese fruto venerado, sustento de toda una región. A los clientes y consumidores ya no solo les llega en su cáscara. Ahora los compran ya pelados, en monedas, en trozos o convertidos en patacones saborizados, empacados al vacío.

Las nueve familias que forman la Corporación Multiactiva de Desarrollo Comunitario (Comudeco) y que fueron desplazados por el conflicto reciben mayores ganancias de esas nuevas presentaciones que llegan al mercado. Pero también deben incorporar más pasos a su rigurosa ceremonia. Ahora, los plátanos pelados pasan por procesos de lavado con antioxidantes, corte, fritura, aplanado, saborizado y empaque. Sus productores ven ese trabajo adicional como la forma de convertir monedas de plátano en monedas de verdad.

 


 


 

“Teníamos esa idea de saborizar los patacones, y comenzamos once familias, aunque actualmente quedamos nueve. Lo hacíamos de manera artesanal, pero después llegó la Fundación Unibán y nos apoyó con la idea. Y luego Usaid con su operador Acdi Voca nos capacitó en abrir puertas para la comercialización, en mejorar los equipos y en la parte social. Ahora estamos en proceso de convocar a más familias para que trabajen con nosotros”

Jhon Jairo Yepes, representante legal de Comudeco.

 

smiley

Las nueve familias forman la Corporación Multiactiva de Desarrollo Comunitario (Comudeco) © Julián Sáenz


Antes de empezar a soñar, esos pequeños emprendedores debieron aprender y fortalecer lo más básico: el diálogo y la confianza en el otro. En una región constantemente azotada por la violencia, esos procesos de relacionamiento no son fáciles y más cuando todos ven al vecino con recelo.

No obstante, la dinámica cambió con la sinergia entre las fundaciones de Unibán y Banacol, dos de las empresas más grandes de la región, y los fabricantes. Estos, con el financiamiento del cooperante internacional, lograron desarrollar y sostener tres líneas productivas que han beneficiado a 163 familias de Turbo.

En primer lugar, instalaron cables aéreos para que 124 pequeños productores transportaran su mercancía con menos costos y pérdidas por golpes y daños de los frutos. En segundo lugar, dotaron de equipos de trabajo a 28 familias pesqueras en el corregimiento de Nueva Colonia, en Turbo. Y, por último, adelantaron estos nuevos procesos de transformación del plátano. Para consolidar estas tres líneas productivas todos aportaron recursos: 509 millones de pesos llegaron del Programa de Alianzas para la Reconciliación, y 526 millones de las fundaciones y de los propios productores.

 


 


 

smiley

Los patacones precocidos tienen sabor a queso, hogao, ají jalapeño, limón y ajo cebolla. © Julián Sáenz

 

“Apoyamos a las personas desde lo empresarial en el ámbito tributario, con la construcción de un plan de mercadeo y la estructuración legal. En lo comercial, al darlo a conocer en hipermercados en Urabá; por ejemplo, los patacones saborizados ya están en los supermercados Los Ibáñez de toda la región y participaron en Agroexpo. Y en lo social, con una metodología de reconciliación reforzamos la parte de comunicación, respeto, empoderamiento y diálogo. Las familias se dieron cuenta de que unidas pueden llegar más lejos”. Lo dice Miller Romero Valdez, profesional de proyectos de la Fundación Unibán.

Los productores de Comudeco trabajan bajo pedido, pero tuvieron que modificar sus equipos para continuar con su exitosa iniciativa; entre ellos, las cavas de refrigeración y las máquinas de empaquetamiento.

 


 

Con los nuevos planes de comercialización y el equipamiento, pasaron de producir 300 kilos mensuales a una tonelada.

 


 

Ante el crecimiento sostenido de este emprendimiento, avanzan en nuevas iniciativas e ideas para expandir su mercado. “Después de trabajar con el patacón precocido saborizado, ahora también tenemos plátanos enteros pelados o en trozos para sancocho, picado para fríjoles, en moneditas, en recorte para sopas y yuca parafinada. Queremos ampliar la producción y exportar. Ya hemos enviado contenedores de prueba de yuca parafinada y patacones a Miami y Nueva York, y han tenido buena aceptación. Estamos a la expectativa de siempre tener nuevos clientes”, concluyó Yepes.

 


“La acción colectiva de los productores es clave para acceder a mercados de insumos y productos en mejores condiciones”


Para muchos, las alianzas productivas se han convertido en la mejor forma de desarrollo rural del país y en una nueva oportunidad para que los pequeños emprendedores puedan encontrar mercado para sus productos. Sin embargo, tienen dos retos importantes: la formalización legal y el sostenimiento en el tiempo. De hecho, este será uno de los temas importantes en la Primera Gran Cumbre: Colombia Rural, que se desarrollará el 30 de octubre en Bogotá; por eso, Semana Rural habló con Luz Díaz Ríos, especialista sénior en agronegocios del Banco Mundial.

 


 

Te puede interesar: La evolución del campo


 

SEMANA: ¿Por qué son importantes las alianzas productivas para un país como Colombia?

Luz Díaz Ríos: La alta informalidad presente en la comercialización de productos agropecuarios genera incertidumbre para los productores y compradores. Para los primeros es clave saber antes de sembrar dónde vender y bajo qué especificaciones el producto debe llegar al mercado y minimizar las pérdidas, sobre todo en los perecederos. Para el comprador es clave la certeza de que tiene proveedores que podrán suministrar el producto en el tiempo y condiciones especificadas. Las alianzas productivas representan una oportunidad para reducir esa incertidumbre.

Semana: ¿Por qué es importante que se generen asociaciones entre pequeños productores?

L.D.R.: La alta atomización y fragmentación de la producción que existe en Colombia (70 por ciento de las unidades productivas son menores o iguales a 5 hectáreas) se traduce en grandes dificultades para que los pequeños productores lleguen a mercados dinámicos y de valor. La acción colectiva de los productores es clave para acceder a mercados de insumos en mejores condiciones, para facilitar el acceso a servicios públicos y privados de asistencia técnica, financieros, y para la consolidación de una oferta de producto que reduzca costos de transacción.

Semana: ¿Qué tipos de alianzas productivas son exitosas y sostenibles en el tiempo?

L.D.R.: Las alianzas que tienen mayores probabilidades de éxito son las que se plantean como un gana-gana para ambas partes; que se abordan como un compromiso de largo plazo; y que se construyen sobre expectativas claras. Existen sectores más promisorios para el desarrollo de alianzas que otras; por ejemplo, aquellas en las que hay un alto nivel de especificidad en la producción, ya sea por la magnitud de inversiones que hay que hacer o las exigencias de calidad o inocuidad que demandan una mayor coordinación entre productores y compradores.

Semana: ¿Es fácil en Colombia estructurar legalmente estas alianzas?

L.D.R.: Existe un rango amplio de niveles de formalización, desde contratos muy formales hasta acuerdos verbales. Para las alianzas que se han venido apoyando desde la institucionalidad pública (Programa de Alianzas Productivas), los requisitos para participar son relativamente sencillos y no deberían constituirse en una barrera. En cuanto a los contratos más formales, es importante avanzar en el país en temas de arbitraje y resolución de disputas.

Semana: ¿Qué valores agregados diferentes a lo económico originan las alianzas productivas?

L.D.R.: A través de alianzas se facilita el acceso a nuevas tecnologías y conocimientos, a la compra de equipos como tanques de enfriamiento en lechería; también se logran eficiencias productivas importantes; se comparten riesgos y posibilitan que el productor diversifique hacia otros cultivos, que bajo esquemas tradicionales de comercialización no intentaría. En algunas alianzas, la motivación puede ser la facilitación del transporte, y muchos otros beneficios dependiendo del tipo de relación que se pacte.

 

¡Suscríbete!

Y recibe primero una selección de los mejores contenidos y novedades de SEMANA RURAL. Nada de spam, promociones comerciales ni cosas aburridas.

Ingresa el correo que más utilices, gracias por ayudarnos
Autorizo el tratamiento de mis datos conforme a la política de tratamiento de datos de SEMANA.




¡Comparte!



Foto de perfil del autor del comentario






Semana Rural. Un producto de Proyectos Semana S.A. financiado con el apoyo de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) a través del programa de Alianzas para la Reconciliación operado en Colombia por ACDI/VOCA. Los contenidos son responsabilidad de Proyectos Semana S.A. y no necesariamente reflejan las opiniones de USAID o del gobierno de Estados Unidos.